Técnicas de Estudio: Subrayado

Si de algo todos estamos seguro es que: “blanco y en botella es leche” y que para memorizar bien lo que se estudia debemos apoyarnos en el subrayado como técnica de estudio. Pero ¿por qué es importante el subrayado y como lo hago correctamente?. Las técnicas de estudio es algo que todo el mundo debería aprender y nadie nos enseña.

¿Por qué es importante el subrayado?

Subrayar es importante por muchos aspectos, nos ayuda a entender un tema, saber de que trata un contenido y poder memorizarlo con mayor facilidad. Ayuda a conectar palabras con conceptos amplios, favoreciendo el estudio, simplifica la tarea elaborar esquemas y resúmenes.

Los objetivos para subrayar se resumen en: ayuda a la memorización, apoyo a la lectura y posterior síntesis. No debemos abalanzarnos sobre el texto y empezar a subrayar como locos. Primero debemos realizar una o varias lecturas del texto, tantas como necesitemos hasta su comprensión.

Cosas que debo subrayar

Subrayamos para destacar aquellos elementos más importantes dentro del texto, localizaremos ideas y aspectos relevantes, para jerarquizar dentro del texto según importancia, teniendo siempre en cuenta que destacamos conceptos, es decir, palabras, no frases completas. Para que os hagáis una idea de la proporcionalidad de lo que se subraya y lo que no, este no debe superar la cuarta parte del texto.

Para un correcto subrayado como técnica de estudio, debemos subrayar mínimo en dos colores completamente diferentes, estableciendo uno para las ideas principales y otro para destacas ideas secundarias. Cada persona utiliza tantos colores como quiere, como por ejemplo añadir un tercer color para fechas y un cuarto para nombres de artículos o nombre propios. Subrayar líneas y párrafos enteros resulta inútil, lo que debemos hacer es subrayar palabras concretas, como sustantivos y verbos. Palabras lo suficientemente relevantes que al leerlas sepamos de que va el tema. Al principio, cuando no sepas que palabras destacar, puedes hacer un ejercicio sencillo haciéndote esta pregunta:

¿Qué tres palabras del párrafo me apuntaría en un papel para recordar de que va?

Una vez hemos terminado el subrayado, es importante revisar el texto, volver a leerlo y asegurarnos de que hemos destacado las palabras correctas. Si nos hemos equivocado o hemos pasado una palabra por alto, siempre se puede añadir o corregir.

Esto es un ejemplo de un texto subrayado de forma correcta y otro de forma incorrecta:

Ejemplo de Mal Subrayado:

Ejemplo de un buen subrayado:

Errores habituales al subrayar como Técnica de Estudio

  • Subrayar sin haber realizado una lectura profunda, analítica y comprensiva del texto
  • Subrayar demasiado texto, impidiendo extraer los conceptos relevantes del texto de un solo vistazo.
  • Usar gran cantidad de colores. Recuerda, el subrayado tiene una base funcional, no decorativa.
  • Subrayar palabras por sí mismas, que no tienen mucha relevancia dentro del texto.

Y tu, ¿Qué técnicas para subrayar usas? Deja un comentario par ayudar a otros lectores con tus aportaciones.